Existen muchas razones para adoptar un animal de compañía:

  • Mejora tu calidad de vida y salud, eleva tu estado de ánimo y reduce el estrés.

    Por ejemplo, se ha demostrado que cuidar y jugar con un animal de compañía promueve la relajación e incrementa los niveles de oxitocina, serotonina y dopamina, disminuyendo los niveles de cortisol responsable del estrés y la ansiedad.


  • Te ayuda a ser más sociable.

  • Te motiva a estar activo, a través de juegos y paseos.

  • Los niños y niñas aprenden el valor de una vida y a entender que un animal de compañía no es un juguete.

    Tener la responsabilidad de procurar el bienestar de su animal de compañía promueve la formación de buenos hábitos y fortalece la autoestima.

  • Contribuyes a prevenir la comercialización de animales de criaderos clandestinos, donde se mantienen condiciones de maltrato.

  • Al adoptar un ejemplar adulto, ya puedes conocer su temperamento y tamaño.

  • Los animales que están en alojamientos temporales son sociables y esto les ayuda a adaptarse rápido a su nuevo hogar.

  • Nos llevamos a casa un animal que estará agradecido de haberle brindado una segunda oportunidad de vida.